Músico, Productor o Ingeniero?

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

¿A quién no le ha pasado lo de grabar una y otra vez ese solo de guitarra que creíste te convenció en la toma 20 y al escucharlo 10 días después te das cuenta que es posible mejorarlo? O ¿cuántas veces grabaste la misma batería de una canción por no quedar conforme con lo tocado, o con el sonido de la toma que se hizo? Y para que hablar de la voz… Y este caso se repite con cada instrumento y cada instrumentista que quiera acercar su interpretación a la perfección. Son los beneficios de contar con un estudio a disposición 24 horas al día sin preocuparse del valor de la hora de trabajo.

En definitiva, es una ventaja el tener la infinita posibilidad de grabar y volver a grabar lo que no nos convenció. Pero alguna vez pensaste en los contra que esto acarrea? Después de escuchar 100 veces tu creación musical, te quedarán deseos de volver a escucharla otras 100 veces cuando estés trabajando en la edición y mezcla?

Si grabar te tomó 2 meses para encontrar la toma perfecta, ¿cuánto piensas que te tomará la mezcla para lograr el sonido que quieres?

Hablo incluso, desde mi experiencia personal, cuando he sido partícipe de un proyecto musical y actor de esta historia. Afortunadamente como músico, tengo muy claro donde me aprieta el zapato, pero técnicamente me he visto entrando a un laberinto con muchas vueltas antes de poder encontrarle la salida. Debo tener mas de 10 versiones de mezcla de una canción, nombradas como premix 1, premix 2, premix 3, 4, 5 etc y después de esas otras que dicen Mix final 1, final 2, 3, 4, 5 y para que hablar de las versiones de master. Y aún así después de terminado el trabajo quedar con la sensación de si sería lo que realmente buscaba.

Me parece muy bueno el querer encontrar la ejecución y el sonido perfecto, pero me parece aún mejor el conocer el límite que pueda tener la perfección. Cuando se intenta sobrepasar estos límites, el trabajo se vuelve imperfecto y es porque después de 300 veces de darle vueltas a la misma canción, el rumbo tiende a perderse.

Por esto se hace necesario considerar la participación de un productor musical, o alguien que pueda decidir con una visión global y objetiva, cuál de las 5 tomas iniciales del solo de guitarra es la que quedó con más onda y de las 5 tomas de voces, la mejor intencionada. Es lo que en definitiva permite que el trabajo no carezca de humanidad. Lo importante sobre la visión técnica, radica en esto mismo: un bombo que sonó con un poco menos de nivel, o un golpe agradablemente fuera de tiempo. Esto hace la música más orgánica y que el percibir esos detalles te haga decir "esto fue tocado".

Es extraordinario tener la tecnología al alcance, pero es mejor aún usarla y no abusar de ella.

Contáctate
conmigo
Te responderé a la brevedad.
Número teléfonico:
Whatsapp directo
E-mail: