Una grabación bien intencionada

User Rating: 5 / 5

Star ActiveStar ActiveStar ActiveStar ActiveStar Active
 

Siempre recuerdo esta historia que deja en claro lo que pasa al poner a un músico, o en este caso a un cantante detrás del micrófono. En una oportunidad en que tuve que hacer un arreglo musical para la canción de un amigo, le pedí al cantante que viniera a mi home studio a grabar una voz de referencia para tener una mejor guía y trabajar mejor el arreglo. Grabé con un micrófono condensador barato y una interfaz Lexicon. No era muy relevante ya que solo era referencia. Aún así, la grabación quedó técnicamente rescatable. Terminado el arreglo, programamos la grabación definitiva de la voz. Luego de un par de tomas y varios pinchazos, la voz “definitiva” quedó lista. Mezclé, mastericé y entregué el trabajo. Después de algunos días me llama mi amigo y me dice ¿Podemos quedarnos con la voz de referencia? No me sorprendió, ya que efectivamente la toma de referencia, pese a algunas leves desafinaciones, tenía mucho más onda, mejor intención y frescura que la toma hecha en el estudio. Finalmente corregí los detalles de la voz de referencia y fue lo que quedó como definitivo.

Cuento esta anécdota a modo de ejemplo de lo que usualmente pasa con muchos músicos en el estudio al encontrarse frente a un micrófono.  Entra el nervio y por consecuencia el resultado se aleja del que se espera. Si te vas a grabar, ya sea que te estés grabado tu mismo o a otro músico, de pronto es buena idea hacer algunas tomas a modo de maqueta que pudiera ser que se conviertan en la toma final. El no sentir la presión de estar grabando la versión definitiva genera un espacio para que la grabación salga más relajada y espontánea.

 


Contact Me
I will answer promptly.
Telephone number:
Whatsapp
E-mail: